Bienvenida

Al acceder a esta página, se encuentra en un sitio web que recoge más de tres siglos de historia.
La Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de Granada, le da la bienvenida y le invita a que recorra su historia y navegue por los distintos emplazamientos, disponiendo así de cuanta información precise y pueda, desde aquí, facilitársele.

Se le ofrece, igualmente, esta Real Academia para que la utilice y extraiga de ella cuantos conocimientos estén a nuestro alcance, efectuando consultas, sugiriendo mejoras o, simplemente, colaborando con la publicación de artículos, trabajos, columnas, etc. que resulten de interés para la actividad académica y para quienes nos visiten. 
Todos los Académicos, sus discursos de ingreso, la biblioteca, la galería fotográfica, etc. están a su disposición y le agradecemos su colaboración y su visita.
 Para que pueda tener un mayor conocimiento de donde se encuentra, se inserta a continuación una breve reseña histórica de nuestra Real Corporación, que sin duda, le situará en el tiempo pasado y le actualizará en nuestros días.

Breve historia

El año 1976 celebró el Colegio de Abogados de Granada el 250 aniversario de su existencia como Corporación Profesional, que la sitúa entre las más antiguas de España, a la vez que es uno de los más prestigiosos Colegios de Abogados como consecuencia del intenso cultivo de las Ramas Jurídicas a partir de la creación de la Real Chancillería de Granada y la fundación de la Universidad Granadina en los primeros años del Siglo XVI. Puede afirmarse, sin ninguna duda, que desde la fecha indicada surge un foco jurídico, que va a tener resonancia en todo el país, produciendo prestigiosos juristas en todas las ramas de las ciencias jurídicas, tanto desde el punto de vista teórico como práctico (Letrados, Jueces, Notarios, Profesores, etcétera).

Como consecuencia de la celebración del mencionado aniversario Colegial, se produjo un estudio de su Historia que plasmó en un interesante libro del Profesor Lapresa, que pone de relieve el profundo espíritu profesional de los Colegiados, a través del ejercicio profesional durante varias centurias y cuyo espíritu se contrastaba en aquellos momentos en que la Junta de Gobierno del Colegio deseaba reforzar el sentido solidario de la Corporación Profesional, así como su colaboración en el perfeccionamiento de los conocimientos jurídicos, en estrecha colaboración con los distintos estamentos que participaban o desarrollaban actividades relacionadas con el Derecho.

Esta razones llevaron al Colegio a reanudar formalmente el funcionamiento de la Academia de Jurisprudencia y Legislación de Granada, de rancio abolengo, ya que los antecedentes que obran en nuestros Archivos nos hacen suponer su existencia a principios del Siglo XVIII (Simultáneamente con el Reconocimiento Oficial del Colegio), si bien el documento más antiguo que conservamos es de 10 de Enero de 1772 en que se nombra Presidente de la Academia a D. Manuel Antonio de Sicilia, y Examinadores a D. José Ramón Moreno y D. Juan de Santiago y Vera (Libro 1.2 de Elecciones, Folio 42).

A partir de la fecha indicada, y en libros del Colegio se refleja la existencia y funcionamiento de la Academia, produciéndose los consiguientes nombramientos de Presidentes y Examinadores. A la vez que se pone de manifiesto la finalidad de la Academia, que justifica su nacimiento por la necesidad de impartir una serie de conocimientos prácticos a los jóvenes Licenciados en Derecho que se van a incorporar al Colegio para ejercer su profesión. De aquí que en diversas ocasiones se hace referencia a ella bajo la denominación de "Academia de Jurisprudencia Práctica", la cual viene funcionando con toda normalidad a principios del Siglo XIX, y en la Junta de Gobierno del Colegio celebrada el 3 de Mayo de 1819, el Decano da cuenta del oficio del Real Acuerdo, firmando el restablecimiento de la "Academia de Jurisprudencia Práctica" y aprobando sus Estatutos.

En 25 de Septiembre de 1816 el Decano da cuenta de un oficio del Real Acuerdo sobre la situación de la Academia informando el Diputado 1º. D. Juan Manuel Rada, que el Colegio -deseando desde un principio proporcionar medios para que la juventud consiguiese adelantos y que los que hubiesen de ejercer la profesión en los sucesivo, encontrasen más expeditos los caminos del acierto y dirección de los negocios, presentándose con aquella aptitud necesaria a sufrir el examen, que debería ser riguroso en los principios, no dudó en establecer la "Academia de Jurisprudencia Práctica" (Tomo de Juntas. 3º. Folios 60 y 60 vuelto).

Durante los años siguientes funcionó la Academia con gran actividad nombrándose Presidente de la misma al Decano saliente del Colegio, y el sustituto era designado por la Junta de Gobierno, siendo tan excelentes los resultados que el Real Acuerdo otorgó reiteradas distinciones a los miembros de Academia, según consta en libros de actas y documentación de nuestro Archivo.

Muy interesante es el acuerdo adoptado por la Junta de Gobierno del Colegio en 7 de Mayo de 1819, en la que se hacen diversas consideraciones sobre la Academia de Jurisprudencia y la aprobación de los Estatutos, dirigiéndose al Real Acuerdo dejando constancia de que se trata del Restablecimiento o continuación de la antigua Academia Práctica, a la vez que agradece a la superioridad que se haya dignado poner el establecimiento bajo su protección o la inmediata del Sr. Ministro, haciendo a continuación diversas consideraciones sobre las enseñanzas, cargos de la Academia, etc., aprovechándose un escrito que fue dirigido al Real Acuerdo (folios 105 al 107 inclusive del Libro de Juntas de Gobierno de 1810-1834). En esencia muestran su desacuerdo respecto a un Reglamento que no ha sido redactado por el Colegio, y se nombra una comisión a tales efectos y para el control de la Academia. De conformidad con lo dispuesto por el Real Acuerdo en 24 de Mayo siguiente se nombra Presidente de la Academia al Decano del año anterior, y dicho Real Acuerdo en 9 de Diciembre de 1819 dispone que no se admita a ningún aspirante a Abogado sin que antes acompañe certificación de asistencia a la Academia de Jurisprudencia (Libro 3.º, folio 104 vto., 105 a 109 de Juntas).

En 1820 se solicitó de la Real Chancillería que se habilitase local en la misma Audiencia para celebración de sus actividades (Fol. 117 del libro antes citados), y por Real Cédula de 27 de Noviembre de 1832 se dispone que el Colegio proponga nuevos Estatutos y Régimen Interior de la Academia (Folio 29 vto. del Libro 8 de Juntas Generales).

Igual interés por la Academia de Jurisprudencia queda reflejado en las actas de Juntas Generales del Colegio, donde a partir de 1842 se hace referencia a la "Academia de Jurisprudencia y Legislación".

Las actividades de la Academia se desarrollaron en diversos locales, tales como la casa del Decano D. Ramón José Moreno, Convento de San Agustín, Convento de San Francisco, Casa Grande, e incluso en el Liceo de Granada (Vid. actas de Juntas Generales de 13 de Enero de 1842 y 3 de Febrero de 1842), (Folios 22 vto. al 30 vto. del Libro de Juntas Generales, 1838-55).

Igualmente las vicisitudes de la Academia y la necesidad de su formalización quedaron de manifiesto en las actividades que la misma desarrolla, a lo largo del Siglo XIX.

Es interesante destacar el artículo 34 de los Estatutos del Colegio, (cuya aprobación se dilata hasta el Real Decreto de 11 de Junio de 1844), que institucionalizó la "Academia de Jurisprudencia y Legislación", lo cual da lugar a que la Junta de Gobierno inste su funcionamiento en la reunión de 12 de Enero de 1850 (Folio 15 vto. y 27, Libro de Juntas de Gobierno 1860).

En consecuencia en la Junta General Extraordinaria celebrada por el Colegio en 27 de Enero de 1850, el Decano del Colegio D. Julián García Valenzuela presenta el Proyecto de Reglamento de , con 15 artículos, y el Colegio aceptó por unanimidad el Proyecto el cual quedó aprobado como Reglamento de la Academia, y que puede ser examinado en los Folios 60 a 63 del Libro de Juntas Generales de 1838-1855.

Como se desprende del Reglamento citado, existe una estrecha relación entre el Colegio de Abogados de Granada y la Academia de Jurisprudencia y Legislación, cuyo objeto "es el conferenciar y discutir sobre las grandes cuestiones de la Ciencia de la Legislación y Jurisprudencia escogiendo con especialidad las materias de utilidad práctica en el foro" (articulo 2.º del Reglamento). De esta forma se supera la primitiva concepción de la Academia, como sistema de preparación de los jóvenes Licenciados en Derecho que se incorporaban al Colegio, y se abre a la sociedad y, de forma especial, a la investigación científica.

En 30 de Octubre de 1877, son reformados y perfeccionados los Estatutos de la Academia y cuyo articulo 1.º comenzaba declarando que: "La Academia de Jurisprudencia tiene por objeto el estudio de la ciencia y el arte del Derecho", estableciendo a continuación las Secciones de: Derecho Civil y Mercantil, Político, Administrativo, Penal Eclesiástico y Procesal. Regulaba seguidamente la constitución de las Secciones, los Académicos, la Junta de Gobierno, régimen de sesiones, administración, elección de cargos de Gobierno, y finalmente los concursos y premios que anualmente había de convocar la Academia.

Desde años atrás venía funcionando con regularidad la Academia Granadina realizándose las correspondientes actividades académicas, de las que nos queda constancia a través de las Memorias Anuales que el Secretario leía en la -Solemne-apertura- de cada curso, siendo de gran interés la Memoria del Curso 1877-78, en la que se hace referencia a los Estatutos aprobados en 30 de Octubre de 1877 y a los que antes se ha hecho referencia. Esta Memoria, al igual que muchas otras, fue impresa en Granada, y así a titulo de ejemplo pueden consultarse, tanto la indicada impresa en Granada, Imprenta de Paulino Ventura, 1877; así como las Memorias correspondientes a los cursos 1879-80 (Imprenta F. de los Reyes, Granada, 1880) y la del curso 1880- 81 (Imprenta y Librería de D. José López de Guevara, Granada 1881).

Aparte del balance correspondiente al curso, al final de la Memoria, se incluía la relación de Sres. Académicos Profesores, Numerarios y Honorarios, así como los componentes de las distintas Secciones. Es curioso destacar que en el grupo de Académicos correspondientes se incorporan a la Academia una serie de juristas que fundamentalmente pertenecen al territorio de la Audiencia Territorial de Granada (es decir Almería, Granada, Jaén y Málaga).

La Academia Granadina en 6 de Noviembre de 1878, siendo Presidente D. Felipe Sánchez Román, solicitó "Vínculo fraternal" con la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de Madrid, que acusó recibo a la petición de "reciprocidad de derechos" en 22 de Diciembre de 1878 y aceptó la correspondencia y confraternidad en la Junta General de 2 de Febrero de 1879, siendo Presidente de la Academia Matritense D. Gumersindo de Azcárate (Vid. el Apéndice de la Memoria de 1879-80, en que se recoge las comunicaciones producidas entre ambas Academias de Legislación).

La actividad de la Academia de Jurisprudencia y Legislación de Granada ha venido ocupando un destacado lugar en la vida cultural de la ciudad, junto a las Academias Provinciales de Bellas Artes de Nuestra Sra. de las Angustias y la de Medicina, hasta bien entrado el siglo actual. Pero las vicisitudes políticas y sociales de los años 30 del siglo XX influyen negativamente en su desenvolvimiento formal, de tal manera que sus actividades culturales se confunden con las del Colegio de Abogados que, consciente de la responsabilidad contraída consigo mismo así como con la sociedad Granadina, vino organizando ciclos y actividades culturales que son propias de la Academia de Jurisprudencia y Legislación, la cual legal y materialmente no ha dejado de existir (pese a los vaivenes y contingencias de tales Corporaciones) desde mediados del Siglo XVIII.

Es decir, no se pretendía la creación de una Academia de Jurisprudencia y Legislación de Granada sino que se reconociera su existencia y se adaptarán sus Estatutos a los efectos que determinó la orden Ministerial de 27 de Abril de 1954 (Boletín Oficial 25 de Mayo de 1954. nº 145), a fin de que dicha Academia reanudase su funcionamiento con la necesaria formalidad (al igual que ha ocurrido recientemente con otras Academias Provinciales).

La existencia de esta Corporación Académica constituye el aglutinante de cuantas personas se dedican en nuestra ciudad y provincias colindantes al trascendental ejercicio de las profesiones jurídicas, en sus más distintos aspectos, y que han proporcionado a la Nación juristas cuya fama y prestigio ha ido más allá de nuestras fronteras.

La Junta de Gobierno.

 

junta